breves, conclusiones

Mi Santísima Trinidad

No puedo evitar la mueca de satisfacción y el morbo de que no sepan quien soy,  y yo lo sepa todo de  ellos, Sí.  La conoces?

Colarme de nuevo en la noche de las noches para el amante del terror, donde años atrás fui la reina de los gatos, la dueña de la luna, la dulce demacración que todos querían tocar y la rebelde que se inventaba la causa por no saber destilar.

Bebí un trago de la cerveza de moda cuando mi amiga sorprendida, me susurro al oído entre tanta música sin sentido – ¿Tanto has cambiado, que no te reconocen si no te miran a los ojos?–  fue cuando  la cerveza pasó de golpe al fondo de mi estomago. Le conteste con con mi media sonrisa escaneando a cada individuo que tenía enfrente de mi bailoteando, como si de actores se tratase y yo fuera la guionista que tenia el transfondo de cada personaje mezclada con cada una de mis siete vidas. Recuerdas?

Llegué a la conclusión  que cuando eres aprendiz de todo y maestra de nada, tu naturaleza te hace ser esclavo de la curiosidad, de estar hoy aquí y mañana donde el atún este mas fresco, siempre sabiendo que paso debes dar aunque no sepas muy bien  con quien.  Piensa.

Comencé a recordar cada peldaño que me ha hecho bajar al infierno para fraguar al fénix que soy, pues el que más y el que menos ha tenido su infierno peo ahora con callos en los pies, no duele recordarlo, mas bien sorprende el como se pudo malvivir así. mi truco fue la energía de mis tres personalidades nacidas del hiperactivismo y la sed del buen saber. Sabes?

Salí al exterior de esa sala, tenia que saciar los pulmones y no con oxigeno precisamente.

Menudo desfile, No paraba de ver actores secundarios de mi vida, caras conocidas y lo inevitable me azotó la mente  a analizando «mi santísima trinidad»:

Luna la misteriosa y efímera que todo lo que le rodeaba era romántico, edulcorado y frío. Donde se cuentan leyendas e historias para no dormir aunque a mi me haga reír por el mito y el logos, que delgada línea.

El gato con su espíritu propio, libre e independiente, visceral y con mas de una pelea callejera en su lomo que pronto tendré que dejar marchar o matar para conocer a la mujer que tanto me estoy esforzando en crear entre idealizaciones, objetivos y méritos dándole la vuelta a las implantaciones sociales y patrones que te dan en un papel por nacer con mi género. Me han pedido mil veces que la dejase salir, pues a medida que pasa más tiempo  y se acerca la fecha del punto de inflexión, se deja ver mejor. Curiosamente estoy cómoda con ella, por él, por mi, por todos.

Pero aun no es el momento, debes esperar un poco mas…. no hay prisa Carolina.

(-Enchantée-)

Miaux Feline

 

Anuncio publicitario
Estándar
conclusiones, Sin categoría

En 40 minutos

oiuy

No suelo hacerlo, eso de mirar al suelo, pero me gusta como rebota mi fémur y todo lo que le envuelve y sigue  cada vez que piso con el pie izquierdo… y luego? Luego el derecho, pues cada paso que doy es un ola que va desde el asfalto fresco y desperezado de las siete de la mañana hasta mi cabeza recién despierta  en su máximo exponente, con cara de pocos amigos y aliento a café, tengo el tiempo contado.

Llego a escuchar con la velocidad constante, sin concentrarme, mi aliento entrecortado cuando acaba la canción en bucle que dentro de un par de días llegaré aborrecer pero es perfecta durante 40 minutos para ordenar el mundo interior.

Cosas pendientes por hacer, recordar la contraseña del ordenador de la oficina, las cosas que ya tienes hechas,verte en el reflejo de un portal y recordar si te peinaste o no, cuantos días llevo sin hablar con mi madre por dejadez, que sueños quedan por cumplir antes de los 30… y luego? que falta en la nevera, dar gracias al universo y tu suerte labrada por derecho, pensar en cuantos corazones vas a romper, sacar la improductividad del día anterior, calcular la edad del perro que pasea la señora que se cruza dándote los buenos días, pues siempre es ella y siempre es el mismo perro, preguntarse si los días que no me ve piensa en mí como pienso yo si es feliz a esa edad cuando dejamos de tener contacto visual para seguir nuestros caminos.

Es la medida perfecta que debe durar un hombre entre las sábanas, el tiempo de la siesta, 40 minutos,lo que merece un buen capitulo de una serie, minutos de silencio que parecen 40 segundos, un parto, los viajes estáticos del tercer satélite que unas veces tardan eso, 40 minutos, hasta tener clara su órbita, otras se pierde, como los calcetines en los 40 minutos del programa de la lavadora.

LLego a notar con la velocidad constante, sin concentrarme,  la fricción de mis neuronas productivas con cada conclusión, que no son pocas. Apretando el abdomen y subiendo la temperatura con la cabeza alta me permito el lujo de cerrar los ojos e ir de autómata por la vida al ritmo que marcan los semáforos cuando no me frenan, No se contra quien voy,  tengo el tiempo contado cuando noto esa fragilidad ,se acaba el tiempo,ya estoy llegando y  tengo que  salvar el mundo, ( mi mundo) cada día-

solo necesito  esos 40 minutos y no olvidar porque estoy aquí.

Miaux Feline

 

https://www.instagram.com/p/BWhNiUVgaGt/?taken-by=miaux_feline

Estándar
conclusiones, Sin categoría

Según criterio de Regis el Bárbaro

Delimitando el libre albedrío y saltándonos lo políticamente correcto miro a los ojos a cada uno que se sienta delante de mí, disimulando como si escuchara música por mis auriculares, les miento, solo quiero oír sus voces para saber lo que dicen o no,me divierte, es un elemento de fantasía que utilizo cada vez que cojo el metro para ir al centro de la ciudad.

Más de un bucólico moderno juega a mi juego, ¿ Adonde irá ese chico que se ha pasado de colonia? Esa mujer cargada de bolsas y no de tiendas ¿la amarán en casa? El obrero sudamericano de botas sucias del trabajo ¿será un doctor en astrofísica que no le han validado sus diplomas para ejercer en nuestro país y por eso no tiene otra opción que ser un peón más en la obra?  no puedo evitar a jugar a quien sera el asesino en serie perfecto.

Mr Robot GIF - Find & Share on GIPHY

Seguramente os ha pasado alguna vez , que cuando alguien te comenta que se encuentra enfermo y  empieza a explicar los síntomas  te sientes identificado o cuando lees un cuadro clínico de una nueva enfermedad encontrada en Wisconsin, ( todas las enfermedades nuevas raras nacen allí, lo se) el poder de lo hipocondríaco hacen que sientas dichos síntomas? Pues a mi me pasa exactamente lo mismo pero cuando leo o escucho el perfil psicológico de un asesino en serie.

Me asusto de mi misma de saber que tengo el poder de matar a alguien y ser capaz de ya saber que hacer con el cadáver, me asombra tener la capacidad de manipulación porque eso es nato, lo llamo don, que con los años vas puliendo desde que te das cuenta en tu adolescencia que con tu mente puedes mover a los hombres a tu voluntad y conseguir de cualquiera cualquier deseo y capricho banal sin necesidad de tocarle. Pues es  todo un arte saber utilizar las emociones ajenas para utilizarlas contra o en beneficio a quien te las enseñó.

No veo mal bajo mi criterio ser hedonista o déspota, si sabes lo que quieres y como lo quieres para que ocultarlo. Hay que tener una personalidad de convicción con argumentos como escuderos, pero claro la gente confunde la seguridad en si mismo con la prepotencia y el despotismo ilustrado. Ese es mi «san benito» colgado por mi madre desde niña y que sospecho que no me abandonará hasta que vuelva a ser polvos de estrella ( aunque tampoco me pesa la verdad)

Si a esto le añades ser un poco presumido y no poder evitar mirarte en cualquier espejo o reflejo de algún escaparate tenemos un ingrediente más que alimenta el ego del asesino en serie: ser narcisista; y por suerte o desgracia para algunos yo peco y lo confieso.

Con la selección natural jubilada, y un sistema donde las leyes son del rico, llego a la conclusión que soy carne en potencia del criterio de Regis en el que el día menos pensado acabo con alguien que no se merezca vivir bajo mi punto de vista y le haga pagar por otros sin pensármelo mucho. Pero todo eso se disipa cuando veo sentarse a mi lado, en el vagón, una mujer con su hijo el cual me mira entre asustado y curioso regalándome una  sonrisa sincera  e inevitablemente mimetizo la acción con acto devolviéndosela.

No soy  Harold Shipman con complejo de edipo, ni Daniel Camargo ,  Charles Manson,      Ted Bundy aunque tenga su carisma y llegar a que una estrella del grunch como Blondie me dedique una canción, ni El mendigo asesino, el arropiero, el sacamantecas, la viuda negra, el monstruo de machala, pues al igual que tengo semejanzas no tengo tendencias necrómanas ni necrófagas , tengo diferencias ; Me alivia saber que no tengo la máscara de cordura que es el elemento esencial del manual del asesino en serie  (vamos que se me ve venir de lejos) por eso me reconforta y alivia que jamás seré uno de ellos, la humanidad puede respirar tranquila como el hombre que mira lascivamente en el metro a unas adolescentes que acaban de subir, también él puede respirar tranquilo hoy no le mataré…

pero  y tú?

16427302_1208147019222282_6000202206915220124_n

https://www.xatakaciencia.com/psicologia/test-de-empatia-para-saber-si-eres-un-psicopata

Miaux Feline

 

 

Estándar