breves, conclusiones

Mi Santísima Trinidad

No puedo evitar la mueca de satisfacción y el morbo de que no sepan quien soy,  y yo lo sepa todo de  ellos, Sí.  La conoces?

Colarme de nuevo en la noche de las noches para el amante del terror, donde años atrás fui la reina de los gatos, la dueña de la luna, la dulce demacración que todos querían tocar y la rebelde que se inventaba la causa por no saber destilar.

Bebí un trago de la cerveza de moda cuando mi amiga sorprendida, me susurro al oído entre tanta música sin sentido – ¿Tanto has cambiado, que no te reconocen si no te miran a los ojos?–  fue cuando  la cerveza pasó de golpe al fondo de mi estomago. Le conteste con con mi media sonrisa escaneando a cada individuo que tenía enfrente de mi bailoteando, como si de actores se tratase y yo fuera la guionista que tenia el transfondo de cada personaje mezclada con cada una de mis siete vidas. Recuerdas?

Llegué a la conclusión  que cuando eres aprendiz de todo y maestra de nada, tu naturaleza te hace ser esclavo de la curiosidad, de estar hoy aquí y mañana donde el atún este mas fresco, siempre sabiendo que paso debes dar aunque no sepas muy bien  con quien.  Piensa.

Comencé a recordar cada peldaño que me ha hecho bajar al infierno para fraguar al fénix que soy, pues el que más y el que menos ha tenido su infierno peo ahora con callos en los pies, no duele recordarlo, mas bien sorprende el como se pudo malvivir así. mi truco fue la energía de mis tres personalidades nacidas del hiperactivismo y la sed del buen saber. Sabes?

Salí al exterior de esa sala, tenia que saciar los pulmones y no con oxigeno precisamente.

Menudo desfile, No paraba de ver actores secundarios de mi vida, caras conocidas y lo inevitable me azotó la mente  a analizando «mi santísima trinidad»:

Luna la misteriosa y efímera que todo lo que le rodeaba era romántico, edulcorado y frío. Donde se cuentan leyendas e historias para no dormir aunque a mi me haga reír por el mito y el logos, que delgada línea.

El gato con su espíritu propio, libre e independiente, visceral y con mas de una pelea callejera en su lomo que pronto tendré que dejar marchar o matar para conocer a la mujer que tanto me estoy esforzando en crear entre idealizaciones, objetivos y méritos dándole la vuelta a las implantaciones sociales y patrones que te dan en un papel por nacer con mi género. Me han pedido mil veces que la dejase salir, pues a medida que pasa más tiempo  y se acerca la fecha del punto de inflexión, se deja ver mejor. Curiosamente estoy cómoda con ella, por él, por mi, por todos.

Pero aun no es el momento, debes esperar un poco mas…. no hay prisa Carolina.

(-Enchantée-)

Miaux Feline

 

Anuncio publicitario
Estándar